Cierre Pascuas Baixens 17
Cierre Pascuas Baixens 17
Volver a inicio Noticias Baixens Cierre por Semana Santa

Cierre por Semana Santa

Baixens, laboral

Con motivo de la celebración de Semana Santa, las oficinas y fábrica de Baixens permanecerán cerradas entre los días 13 y 17 de abril, ambos inclusive. Volveremos el día 18 en horario habitual.


¿Quieres saber algo más sobre esta celebración y su relación con la gastronomía?

Por todos es sabido que gastronomía y festividades religiosas siempre van de la mano. Y si hay una liturgia religiosa en la que ambas se entrelazan intensamente, esa es Semana Santa. Durante la Cuaresma Religiosa -tiempo de austeridad y abstinencia previo a la Pascua de Resurrección que simboliza los cuarenta días que Jesús pasó en el desierto- los fieles guardan ayuno y abstinencia el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo como honra a Jesús. El resto de viernes de la Cuaresma únicamente se guarda abstinencia, que es el deber cristiano conocido como vigilia y que prohíbe la ingesta de carne.


El recetario durante esta época del año es extenso y, sobra decir, que también delicioso. El potaje de vigilia, los buñuelos de bacalao, la tortilla de camarones, los hornazos, las sopas de ajo, las patatas viudas, el arroz viudo o la longaniza de Pascua, son algunos ejemplos del sinfín de elaboraciones típicas de cada Comunidad Autónoma. Por supuesto, los dulces también son tradicionales durante esta época. Las monas de Pascua, la leche frita, las torrijas, los pestiños, los huesillos extremeños, las flores de Semana Santa o los bartolillos madrileños son tan solo una escueta muestra de la variedad existente.


Algunas curiosidades sobre las preparaciones culinarias típicas de Semana Santa

La prohibición de la carne roja. Existen diversas teorías sobre la prohibición de comer carne roja durante la Cuaresma. Algunas de ellas dicen que simboliza el cuerpo de Cristo, motivo por el cual era una ofensa degustarla durante estos días. Otras versiones indican que, antiguamente, las carnes rojas eran un alimento de lujo y, ya que la Cuaresma era sinónimo de austeridad, abstinencia y ayuno, su consumo era pecado. En todo caso, quienes quisieran comer carne roja siempre podían hacerlo mediante el correspondiente pago de la Bula, que consistía en dar una limosna a la Iglesia a cambio de tal privilegio.


El potaje de vigilia. Es tradición degustarlo los viernes de Cuaresma y se elabora a base de bacalao, garbanzos y espinacas, además de otros aderezos. Las primeras referencias a este potaje se remontan a la época del Medievo, cuando se propagó y popularizó en nuestro país la técnica del salazón que permitía conservar durante meses determinados alimentos. El bacalao era el rey de la Cuaresma y se utilizaba para la elaboración de otras preparaciones típicas como los buñuelos o las croquetas.


Monas de Pascua. Son típicas en Valencia, Cataluña, Murcia y Baleares. La tradición de los huevos de Pascua se remonta a tiempos ancestrales. Puesto que comer carne o cualquier alimento que proviniera de ella era pecado, los huevos eran cocidos y pintados para distinguirlos y comerlos el Domingo de Resurrección. Otra teoría nos dice que provienen de la costumbre de bendecir los huevos que ponían las gallinas el Miércoles de Ceniza. En honor a la sangre derramada de Cristo de manera injusta, se pintaban de rojo y se daban a personas cercanas y de confianza. La costumbre de regalarla los padrinos a sus ahijados provendría de aquí.  La mona de Pascua es una evolución del huevo de Pascua que, actualmente, se suele tomar para merendar acompañada de la longaniza de Pascua. 


Torrijas. Antaño este dulce de origen humilde tenía como finalidad dejar plenamente satisfecho a quien lo degustaba por su alto aporte energético. Esto era importante para los jornaleros, que debían trabajar de sol a sol y necesitaban más de una comida en días de ayuno obligado. De esta forma, se evitaba caer en la tentación de comer carne. Se cree que su origen se remonta a finales del siglo XV, cuando conventos y monasterios querían aprovechar el pan sobrante, y se freían sin huevo. Son tradicionales en toda la geografía española y se elaboran de distintas formas: bañadas en vino, en leche aromatizada… Cada región tiene su propia elaboración.

Noticias relacionadas


Todo sobre Baixens



Horario:
Lunes a viernes: 08:00h-14:00h / 15:00h-17:15h
Julio y agosto:
Lunes a viernes: 08:00h-14:15h


Teléfono de atención:
+34 96 175 08 34


Email de información:
info@baixens.com
Cómo llegar